ISO&WHEY: ¿POR QUÉ ES UN SUPLEMENTO BASADO EN EVIDENCIA?

 

Las proteínas son omnipresentes y consideradas “moléculas de acción” dentro de la bioquímica.

El cuerpo humano depende de tres macronutrientes para producir energía, la cual es utilizada para el desarrollo de trabajo muscular y varias funciones celulares, incluyendo le reconstrucción y síntesis de nuevas células y tejidos. Particularmente, las proteínas son moléculas que se distinguen estructuralmente de los carbohidratos y las grasas por la presencia del grupo amino (NH2-). Además, a lo largo y ancho del cuerpo humano, las proteínas son omnipresentes y consideradas “moléculas de acción” dentro de la bioquímica.

 

Las proteínas están compuestas de aminoácidos, 21 de los cuales son utilizados por cada célula del cuerpo para construir proteínas (el aminoácido 21 es poco nombrado y corresponde a la L-selenocisteína, residuo común en la secuencia de algunas selenoproteínas. Incluso en el caso de algunos organismos unicelulares existe el aminoácido proteinogénico número 22 o pirrolisina). A diferencia de los carbohidratos o las grasas, no existe un sistema de almacenamiento de proteínas en el cuerpo, de manera que la síntesis o degradación de proteínas va a incrementar o disminuir en respuesta a la demanda fisiológica (McLain TA, et al. 2015). Así, la proteína proveniente de la dieta es necesaria para que nuestro cuerpo pueda reparar, remodelar, sintetizar moléculas y construir estructuras intracelulares de alta relevancia metabólica.

 

 

Entre otras muchas funciones de las proteínas podríamos destacar:

 

  • Función estructural, formando parte de todas las estructuras del cuerpo.
  • Reguladora, al hacer parte o conformar las estructuras de las hormonas, enzimas y neurotransmisores.
  • Transporte de sustancias importantes para la supervivencia, tales como el oxígeno (hemoglobina y mioglobina), las grasas (lipoproteínas como apoproteínas, albúmina, entre otras), y hormonas como la testosterona (proteínas ligadas a hormonas esteroideas).
  • Defensivas, como las inmunoglobulinas, factores de coagulación, entre otras.
  • Energética. Aunque en menor medida, las proteínas pueden llegar a constituir una fuente de energía durante el ejercicio intenso o de larga duración, gracias al metabolismo de algunos de los aminoácidos (principalmente aminoácidos de cadena ramificada y alanina).

 

Los procesos de adaptación fisiológica al entrenamiento intenso hacen necesario que en todos los atletas se incremente el consumo diario de proteína, muchas investigaciones en los últimos 20 años han demostrado que la RDA de proteína para los atletas está entre 1.5 – 2.0 g / Kg / día (Lemon PW et al., 1992; Tarnopolsky MA et al., 1999) con el propósito de mantener un correcto balance proteico. Además, la ingesta de proteína también aumenta si tenemos en cuenta el incremento en el público adulto mayor a 40 años que se ejercita actualmente, en quienes es necesario garantizar el mantenimiento de las proteínas musculares ante la eventual sarcopenia o pérdida progresiva de la masa muscular asociada a la edad (Mercola J 2011).

 

Sin embargo, seguir estrictamente una dieta con una alta ingesta de proteína no asegura una digestión y absorción óptima de la misma, es por eso que desde hace muchos años los investigadores en el campo de la nutrición deportiva recomiendan el consumo de preparados proteicos de mayor biodisponibilidad (Kreider RB et al., 2010).

En particular, la administración de un suplemento de proteína es una estrategia efectiva para facilitar la recuperación muscular, incluyendo además el perfil completo de aminoácidos que lo hacen perfecto tanto en el pre- y post-entrenamiento.

 

La proteína de suero puede generar dos tipos de productos según su proceso de filtración; el concentrado de proteína del suero (WPC) y el aislado de proteína de suero (WPI). Sin embargo, cuando elegimos una proteína tenemos que observar la cantidad de producto que contiene, ya que una proteína concentrada puede tener desde el 34 al 80% de proteína por servicio, así que debemos fijarnos bien en ese dato. Por su lado, el aislado contiene un 90% de pureza.

 

 

El concentrado de proteína de suero ultramicrofiltrado es especialmente rico en aminoácidos esenciales, entre ellos los aminoácidos de cadena ramificada (BCAAs), lo que supone ventajas tales como: desempeña un papel fundamental en la síntesis de proteínas; en circunstancias de alto estrés oxidativo evita la pérdida de masa muscular; ayuda a eliminar el exceso de amoníaco del organismo, especialmente del cerebro y los músculos durante el ejercicio; posee un efecto amortiguador del pH; previene la pérdida de masa muscular en reposo o al realizar un trabajo intenso; casi el 25% de los aminoácidos del suero son BCAAs los cuales brindan un estímulo anabólico a través de vías metabólicas como mTOR y MAPK.

 

 

ISO & WHEY contiene proteína de suero concentrado y aislado de suero obtenido mediante ultra-micro filtración; un proceso que no desnaturaliza la proteína, asegurando una máxima y rápida absorción.

 

 

Siendo una de las proteínas más bajas en hidratos del mercado, enriquecida para añadir más calidad si cabe con péptidos glutamina, l-glutamina y l-arginina.

Presenta un perfil de aminoácidos con una concentración muy alta de BCAAs (87.17%, una de las más altas del mercado), con menos presencia de hidratos de carbono, (0.20 gramos de carbohidratos por servicio) y más alta en proteínas (39,06 gramos de proteína por servicio).

Si deseas más información técnica puedes verla aqui

 

Basado en: Consideraciones Metabólicas de las Proteínas.
PUBLICADO POR: Prof. Diego A. Bonilla Ocampo Director de MTX College

 

 

Bibliografía:

  1. McLain TA, Escobar KA & Kerksick CM. Protein Applications in Sports Nutrition—Part I: Requirements, Quality, Source, and Optimal Dose. Strength and Conditioning Journal, 2015. 37 (2): 61-71.
  2. P. W. Lemon, M. A. Tarnopolsky, J. D. MacDougall, and S. A. Atkinson. Protein requirements and muscle mass/strength changes during intensive training in novice bodybuilders. J.Ap.physiology .Volume 73, Issue 2, August 1992, Pages 767-775.
  3. Tarnopolsky, Mark A. Protein and physical performance. Current Opinion in Clinical Nutrition and Metabolic Care: November 1999 – Volume 2 – Issue 6 – p 533-537.
  4. Richard B Kreider. ISSN exercise & sport nutrition review: research & recommendations. Journal of the International Society of Sports Nutrition2010, 7:7

 


En que puedo ayudarte?
Powered by