BAILE & ZUMBA®

 

 

Este tipo de actividad física consiste en clases dirigidas al ritmo de la música, generalmente latina, con un trabajo cardiovascular intermitente que brinda un gasto calórico pronunciado, aunque depende de la intensidad de trabajo y de la duración total.

 

Las clases de baile, rumba o Zumba® como una alternativa atractiva y efectiva para poner a funcionar todos los músculos de nuestro cuerpo

 

Por diversas razones, muchas personas no asisten a un gimnasio o realizan un deporte en particular; sin embargo, estas no son las únicas opciones para mantenerse activo físicamente. En este sentido, podemos considerar las clases de baile, rumba o Zumba® como una alternativa atractiva y efectiva para poner a funcionar todos los músculos de nuestro cuerpo. Además de ser una práctica poco monótona, pero sobre todo divertida, exige cierto grado de coordinación, elasticidad y favorece el acondicionamiento físico; de hecho, el baile se considera un ejercicio completo que incorpora principios de movimiento físico a niveles bien tolerados por todos los grupos de edad y con mucha variabilidad en el nivel de rendimiento físico propiamente dicho.

 

Se ha visto que cualquier actividad física, aun la de baja intensidad, puede traer beneficios enormes a la salud cuando se realiza por al menos 45 minutos, y más aún si se realiza con frecuencia. Cuando una persona elije bailar como método de control de peso, siempre es importante tratar de acompañar esa estimulación del metabolismo con una alimentación bien balanceada (Castro A, et al. 2010).

 

Algunas recomendaciones nutricionales para aquellos que gustan del Baile & Zumba®:

 

 

– Hidratarse correctamente. Cuando se realiza ejercicio físico se pierde una buena cantidad de fluidos y electrolitos para disminuir la temperatura corporal, lo cual puede ocasionar deshidratación si estos no se reponen de la manera apropiada. Se recomienda consumir agua durante la actividad cada 15-20 minutos, si la clase es prolongada o se realiza después de una sesión de pesas, es aconsejable beber una bebida deportiva.

 

 

– Comer varias veces al día (5-6 veces). Antes de la clase de Baile / Zumba® se recomienda comer algo liviano como un yogurt, una fruta o una barra energética unas 1-2 horas antes.

 

– Incrementar el consumo de fibra. La fibra contribuye a mejorar la saciedad, además de ser beneficiosa para el tracto gastrointestinal.

 

– Disminuir el consumo de grasas saturadas y azúcares. Se recomienda utilizar métodos de cocción al vapor, al papillote y a la plancha (con aceite de oliva), evitando las frituras y alimentos de paquete.

 

– Tener una dieta alta en proteína. La dieta hiperproteica es una de las estrategias nutricionales más utilizadas para acompañar un programa de pérdida de peso graso. Consumir una proteína de suero de leche (Whey) baja en carbohidratos al finalizar la actividad física facilita la recuperación muscular y permite una oxidación de grasa post-ejercicio, aprovechando la EPOC mientras se repone posteriormente el glucógeno perdido con carbohidratos complejos. 

 

Es muy recomendable el uso de Carnilen para estar al maximo nivel y superar todos tus retos relacionados con el Zumba®