ARTES MARCIALES. SUS RECOMENDACIONES NUTRICIONALES

Las artes marciales son un arte milenario que sigue serios patrones de conducta, disciplina, desarrollo personal, autoconfianza y fortaleza mental.

 

Son deportes de combate tradicionales cuyo objetivo es someter o defenderse mediante alguna técnica de pelea en particular. A diferencia de las peleas callejeras o la violencia física, las artes marciales son un arte milenario que sigue serios patrones de conducta, disciplina, desarrollo personal, autoconfianza y fortaleza mental, sin tener en cuenta la vigorosidad y gran destreza física de sus practicantes.

 

Al ser consideradas un deporte de lucha y tener un alto predominio de la fuerza-resistencia, el éxito de las artes marciales depende de manera significativa de una adecuada nutrición. De hecho, quienes practican las artes marciales necesitan específicamente potencia, resistencia y velocidad para generar rápidamente patadas y otros movimientos típicos. Un adecuado nivel de tejido grasa facilita a los deportistas una mayor capacidad de aceleramiento.

 

El eje principal de la alimentación para las artes marciales son los carbohidratos de bajo índice glucémico, como pastas, arroz, frutas y otros cereales, los cuales proveen a los músculos del combustible necesario para los entrenamientos (glucógeno). La base de dicha alimentación se debe a la mayor dependencia del sistema anaeróbico glucolítico para la obtención de energía durante la práctica deportiva.

 

Otras recomendaciones importantes a nivel nutricional que pueden favorecer el desarrollo y óptima ejecución, retrasar la fatiga y acelerar la recuperación en las artes marciales, tenemos:

 

1 En particular, el consumo energético varía de 8.5 a 15 calorías por minuto de ejercicio. Razón por la cual se aconsejan porcentajes de nutrientes de 55 – 65% para carbohidratos (7 – 10 g / kg), 20 – 30% de grasas (1 – 1.2 g / kg) y 10 – 15% de proteínas (1.5 – 2.5 g /kg).

2 Una o dos horas antes del entrenamiento es recomendable consumir una ingesta basada en carbohidratos complejos, por ejemplo, frutas con yogur, cereal, tostadas con leche o una bebida a base de leche.

 

3 No es necesario suministrar alimentos si la competencia o entrenamiento es inferior a los 45 minutos; sin embargo, en pruebas más largas sería necesario consumir entre 20 – 80 gramos de carbohidratos por hora, para lo cual se recomiendan las bebidas deportivas o suplementos de carbohidratos + proteína.

 

4 Algunos micronutrientes que deben tenerse en cuenta son; fósforo, calcio, vitamina D, vitamina A, vitamina E, selenio y vitaminas del complejo B.

 

 

5 Mantener un buen estado hídrico (evitar la deshidratación) durante el entrenamiento y/o competición. Se recomienda sustituir el agua por una bebida isotónica, la cual aporta cierta cantidad de carbohidratos, en eventos de larga duración. 

 

 

 

Para más información