7 BENEFICIOS DEL OMEGA 3 PARA TU SALUD

Los ácidos grasos Omega 3 han obtenido una gran importancia en el cuidado de nuestra salud. La toma de Omega 3 no está solamente recomendada para deportistas, sino para toda aquella persona que quiera mantener un buen estado de salud y estilo de vida saludable.

 

Salud y Omega 3: BENEFICIOS

 

 

#1. Mantienen los niveles de LDL (comúnmente llamado colesterol malo) y sube ligeramente el HDL (colesterol bueno).

 

#2.Disminuyen notablemente la cantidad de triglicéridos en sangre, los cuales aumentan el riesgo cardiovascular, posibilidad de diabetes, etc. Es por eso que el efecto más conocido derivado del consumo de ácidos grasos ω3 es el hipolipemiante, es decir que reduce los triglicéridos del plasma. Tras consumir una comida rica en grasa se produce un aumento característico de los triglicéridos sanguíneos que se conoce con el nombre de hiperlipemia postpandrial o respuesta postpandrial. La intensidad de esta respuesta también se considera un factor de riesgo de ECV y está relacionada con el tipo de grasa ingerida. Algunos estudios indican que la ingesta de DHA y EPA reduce el aumento postpandrial de los triglicéridos y, por tanto, produce un efecto beneficioso. Otros estudios también han demostrado que el consumo de cantidades considerables de pescado o de aceites de pescado como tal, o administrado en cápsulas, puede disminuir los niveles de triglicéridos en sujetos sanos e hiperlipémicos. 

 

#3. Los ω3 reducen el proceso de agregación plaquetaria que es el proceso en el cual, las plaquetas, una parte de la sangre, se aglutinan y causan la coagulación de la sangre. Este proceso se desencadena cuando las células vasculares sufren algún tipo de daño.

 

#4.Una proporción desequilibrada de ácidos grasos ω3/ ω6 en el músculo cardíaco parece estar relacionada con el riesgo de muerte súbita cardíaca. Las recomendaciones sitúan esta proporción en 1/5 o inferior. Se ha sugerido que la ingesta moderada de AGPI ω3 puede reducir el riesgo de infarto agudo al miocardio, gracias al efecto regulador que estos ácidos grasos ejercen sobre las propiedades eléctricas del músculo cardiaco, disminuyendo por tanto la susceptibilidad a las arritmias ventriculares y, por consiguiente, el riesgo de muerte súbita. 

 

#5. Dilatan los vasos sanguíneos, beneficioso para la hipertensión. Existen evidencias científicas de que los ácidos grasos ω3 pueden estimular la producción endotelial de óxido nítrico. Esta molécula provoca la relajación de las células del músculo liso permitiendo la dilatación de los vasos sanguíneos, que reduce a su vez la presión arterial y la activación endotelial. Se ha demostrado que cantidades elevadas de aceites de pescado (alrededor de 3 g/día) producen un descenso significativo de la presión sanguínea. Un suplemento de Omega 3 debe tener una buena relación EPA/DHA (35%/25%) además de contener un buen envase con una buena protección al daño por luz UV, condiciones que no cumplen todos los suplementos en el mercado.

 

#6. Los estudios epidemiológicos de intervención dietética en humanos y experimentales en cultivos celulares atribuyen al aceite de pescado propiedades anticancerígenas. Aquellas personas con cáncer, tras la quimioterapia, presentan concentraciones anormalmente bajas de ácidos grasos omega-3 tanto en los fosfolípidos plasmáticos como en las membranas de leucocitos. Otros aspectos beneficiosos de los ácidos grasos omega-3 son su capacidad de reducir la citotoxicidad de fármacos habitualmente utilizados en el tratamiento de la quimioterapia y la reversión de síntomas asociados con el síndrome de anorexia-caquexia. En definitiva, mediante un soporte nutricional basado en una mayor ingesta de ácidos grasos omega-3 puede mejorarse sensiblemente la calidad de vida del paciente oncológico.

 

#7. Disminuyen la inflamación celular, que es la inflamación imperceptible de un órgano o tejido por un desequilibrio constante y está presente en el desarrollo de un gran número de enfermedades crónicas como la diabetes, el Alzheimer, el Parkinson, problemas cardiovasculares y ciertos cánceres como el de colon, pecho o garganta. También encontramos inflamación detrás de los casos de obesidad y síndrome metabólico, que pueden derivar en patologías como la Diabetes de tipo 2.

 

En relación a las recomendaciones nutricionales de ingesta de ácidos grasos ω3, la Sociedad Internacional para el Estudio de Ácidos Grasos y Lípidos (ISSFAL) sugiere la cantidad de 0,65 g/día de DHA más 1 g/día de ácido α-linolénico. Por otra parte, las nuevas recomendaciones de la Sociedad Americana del Corazón (AHA) son: 1) para pacientes con enfermedad coronaria, consumir 1 gramo diario de EPA+DHA procedente de aceites de pescado o suplementos, y 2) para pacientes con hipertrigliceridemia, se recomienda el suplemento de 2 a 4 gramos diarios de EPA + DHA a fin de disminuir en un 20-40% los niveles de triglicéridos del plasma.

 

Si deseas ampliar la información entra aqui